Samsung se sumerge en combustible… y explota

Eres Samsung y alguien, de tu propia compañía o de las agencias a las que has confiado tu imagen y tus comunicaciones, se saca de la manga una idea fenomenal: a todo el que vaya a una estación de servicio y muestre que es propietario de un móvil Samsung, se le regalan 50 euros en gasolina… ¡BOOOOOOOM!

¿Vale la pena relatar hechos tan predecibles? No estoy muy segura, pero ante la duda voy a contar brevemente que pasó lo que tenía que pasar: un Jumanji. La gente fue a toda prisa a hacerse con el obsequio, que con la que está cayendo es un verdaderísimo tesoro, y la infinita fila de coches colapsó la calle, obligando a las autoridades a ejercer presión para que la marca suspendiera la promoción.

De inmediato, el consabido revuelo en las redes sociales. Cómo no. (Click to enjoy).

La cuestión es: ¿Se podía saber que algo así iba a ocurrir? Sí y no. Es decir, ahora es fácil que todos digamos “¿Pero cómo coño pensaron que podían hacer eso?” Pero antes de que todo sucediera quizás no estaba tan a la vista.

Y aquí pasamos a la primera cuestión: ¿Quiénes son los planners de Samsung? ¿Qué estudiaron? ¿Qué experiencia tienen? Yo me corto las dos manos con las que estoy escribiendo esto para asegurar que mi querido amigo Julio Grande Allende, planner de DRAFTFCB Caracas, nunca jamás en la vida hubiese permitido que una idea como ésa llegase al cliente y, mucho menos, a ejecutarse. Y es que el trabajo de un planner pasa por pronosticar la mayor cantidad de posibles reacciones de la sociedad ante los estímulos de la publicidad, y estaba claro que un exceso de gente trae problemas, ¡lo acabamos de ver en el Madrid Arena!

¿Y cómo calcular la gente? Fácil, lastimosamente fácil: Se supone que aspiras que tu campaña sea 100% exitosa. Ahora bien, ¿cuántos usuarios de Samsung existen en España? Luego, ¿qué porcentaje de la población española tiene coche? Lleva ese porcentaje a tu universo de usuarios Samsung y ya sabrás un estimado de personas que podrían ir a por tu promoción, contando además con los oportunistas, que nunca faltan, que le hubiesen pedido el móvil prestado a su amigo motorizado o peatón.

Además, ¿no se supone que está presupuestado el coste de semejante activación? ¿O es que estimaron menos tanques llenos de los que hubiese habido si no se ordena la suspensión de la promo? Porque, de ser así, estamos ante un horror más grande: La gente en fila esperando ser beneficiada para que de un momento a otro se les dijera “se acabó”. Horror.

Ahora bien, hay una segunda cuestión: La fórmula mágica del populismo, el “pan y circo” que conocemos todos. Una vez un amigo sumamente emprendedor me dijo “tienes que ver oportunidades, saber dónde está la cri$i$” y yo me quedé por varios segundos suspendida en la frase, tan lista para volar y tan presa en el Whatsapp, en esos signos de dólar que quizás jamás saldrían de allí para colarse en mi cuenta bancaria.

Quizás ver esa “cri$i$” fue lo que Samsung intentó pero… ¿En serio puede eso ser un enfoque de una compañía como ésa?

Regalar comida, ropa, servicios, ese gesto tan manido de los políticos de las economías subdesarrolladas y tan tristemente repetidos por los magnates que donan cosas a África cuando en la propia calle donde viven hay gente pidiendo y nunca les dan nada… esa expresión de evidentemente falsa empatía… ¿En qué momento se cuela en el know how del departamento de marketing de una marca como Samsung? Traducido al coloquial: “¿En qué coño estaban pensando?”

Samsung vende equipos de tecnología de los cuales muchos están dirigidos a un nivel de ingresos medios. Toda compañía tiene estandartes a partir de los cuales se vuelve apetecible y luego tiene productos de menor coste a los que se les usa para el ingreso por volumen. Hoy por hoy Samsung batalla entre las grandes marcas valiéndose de onerosos trastos: la familia Galaxy de móviles y tabletas, la familia SmartTV y paremos de contar… ¿En qué momento la tecnología de gama media y alta se convierte en un político populista que te da algo cuando le muestras la tarjeta del partido?

Toda la tarde he estado leyendo que “Samsung buscaba publicity” pero, ¿es cierto? Yo creo que no. El marrón infinito que se están comiendo sus community managers no tiene nada que ver con un buen posicionamiento, porque además están respondiendo con cortaypegas de autómata, recordándonos a los que trabajamos en esto cuan cerca estamos de ser la nueva versión de los odiosos call centers de toda la vida. Publicity cuando haces algo que supone iba bien pero te sale de culo, publicity cuando la gracia involucra a la policía, publicity al más puro estilo de José el Francés, ¿en serio nos vamos a tragar que Samsung tenía todo fríamente calculado y se curró este desastre para ahorrarse un dinerito en plan de medios? Es de coña.

Además Samsung no es una marca nueva que necesite generar “buzz” a toda costa para darse a conocer. La tecnología es fina, armónica, funciona acompasadamente para que todo salga bien. Conceptualmente una compañía tecnológica debe lucir impecable, no caótica.

Yo me inclino a pensar que Samsung es víctima de los tiempos que corren, y no hablo de parados, de Mariano, de España… o tal vez sí. Directamente hablo de la angustia formativa que hay en el ambiente: todo el mundo quiere un MBA o similar con la misma pasión robótica con que se quiere al Galaxy S, SII, SIII y así y así… Y, cuando todo el mundo quiere un MBA o similar, la educación se convierte en un negocio y cuando la educación se convierte en un negocio el puesto de trabajo que antes ameritaba cierto nivel ya no se lo queda el más capaz sino el que por cualquier razón se lo queda entre los muchísimos que inertemente se han hecho con ese nivel que muchas veces es más de academia que de experiencia y cuando eso pasa, pasan estas cosas.

¿Que un error lo comete cualquiera? Sí, yo la primera. No la cago a diario porque no me da tiempo. Pero por eso mismo comentaba lo de la experiencia: alguien que esté en el puesto que hay que estar para tomar decisiones como ir a regalar combustible alegremente en una estación de servicio de Madrid en teoría debe reunir ciertas condiciones académicas y laborales que le provean de la sensatez necesaria para no pillarse los dedos con semejantes desfases. Y, aun peor, sabiendo por todas las alcabalas por las que pasa una idea antes de ver la luz, que esto haya pasado significa que no “alguien” sino “álguienes” se pillaron los dedos colectivamente.

En fin, la reflexión es la misma que le comenté a mi amigo Juancho Delgado cuando me hablaba de mi “oportunidad” de ascender rápido en los trabajos: Tiempo al tiempo.

Por cierto, en Venezuela esto jamás hubiese pasado, no porque sea un país lleno de súper profesionales archi-invictos, sino porque el premio allí sería una mierda… Digo, allí la gasolina es casi gratis, como en Cuba 😉

Anuncios

Acerca de Janet Marilyn

BLOG PERSONAL. De vez en cuando tengo algo que decir y, si lo digo en mis perfiles, es estrictamente personal y no representa la postura de las empresas para las cuales trabajo.
Esta entrada fue publicada en Publicidad y Social Media y etiquetada , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s