Twitter y la Creación del Hombre

Hace ya una semana, identifiqué y denuncié públicamente un plagio a mi trabajo Publicidad 3.0.

El plagiario, llamado Iván Ríos Hernández, Catedrático de la Universidad de Puerto Rico en Carolina y columnista de El Vocero de Puerto Rico, diario en el cual consumó el plagio, desapareció en cuanto se dio a conocer la situación y hasta hoy, ni él ni el periódico me han dicho absolutamente nada.

He reflexionado mucho sobre el tema, desde el “¿Por qué me pasan estas cosas?” hasta el “¿Por qué pasan estas cosas?”, y no puedo negar que me ha fascinado ver el poder que tenemos como conjunto, nosotros, todos los que hacemos vida en las redes sociales.

Muchas veces se ha comparado la Era Digital con un sinfín de cosas. Yo hoy quiero compararla con cualquiera de los tres factores responsables de la existencia del mundo mismo, con el permiso de los creyentes en la religión, en la evolución, en la astronomía.

     1. En Twitter eres Dios

Internet y las redes sociales han creado al Hombre, como Dios. Desde los tiempos del chat de Java, cuando el cuarentón solito que se hacía pasar por chaval para conseguir más chicas se inventaba mil historias para conquistarlas, la posibilidad de interactuar con un montón de personas a través de la Red ha sido una posibilidad creadora y, a su vez, re-creadora de nosotros mismos.

En concreto, en el caso de las redes sociales y de Twitter, nuestro mejor yo, lo que somos y lo que nos esforzamos en ser, tienen por fin un punto de encuentro en la potestad de que tú mismo seas el único que te conoce, pero no el único que mira y te juzga. Te redefines y hablas de ti con plena consciencia de lo que quieres comunicar. No mientes, pero enfocas la realidad de manera que tenga la menor cantidad de roces con un entorno conformado por más y cada vez más distintas personas.

Y, más generoso que Dios, Internet te hace omnipresente y omnipotente. A su verdadera “imagen y semejanza”, con el apoyo de Twitter todo lo puedes. Atrás queda la idea de que para denunciar algo necesitas un contacto poderoso. Tú eres poderoso y tienes contactos: tus seguidores, que a su vez tienen seguidores, juntos se convierten en una desmesurada maquinaria de poder que, en este contexto, generalmente se usa para bien, por el simple hecho de que las redes sociales se alimentan de valores universales para que su contenido pueda ser global. Así, la Justicia y la Solidaridad se abren camino para luchar por causas siempre respaldadas en lo ético.

Con las luchas que propongas, entendiendo como lucha desde una verdadera búsqueda de impacto social hasta un simple juego de palabras con aspiración de Trending Topic, irás ganando adeptos y ellos, a su vez, contagiarán a sus adeptos con, nunca mejor dicho, La Palabra. Así te conviertes en evangelizador y tu liderazgo natural aflora. He conocido muchas personas que son muy calladas en el cara a cara y verdaderas estrellas en el Twitter. Es normal: tu timeline es tu reino y eso te ofrece la paz para desenvolverte.

     2. En Twitter vives el Big-Bang

Específicamente en Twitter, no hay día en el que no caiga una bomba, un marciano, un platillo volador o cualquier cosa que lo rompa todo y lo vuelva a empezar. Varían los temas y sus protagonistas pero el “estallido” es el pan de cada día en las redes sociales. Por algo los Trending Topics comenzaron como algo global y no dieron abasto, teniendo que hacerse nacionales y, seguidamente, regionales. La gente quiere contar lo que está viviendo y que eso impacte a su comunidad, bien por un simple ánimo expresivo, bien porque siente que lo comunicable en determinados casos es noticioso. Y en esto, un énfasis: cada vez más, las personas se sienten llamadas a informar, a crear, a ser los que tiren la bomba y comiencen la ronda de comentarios destinados a ser tema del momento.

En lo personal, creo que nunca hubiese comprendido con tanta exactitud el concepto de noticia como lo puedo comprender gracias a Twitter. Aquellos atributos aprendidos en las aulas de periodismo (novedad, notoriedad, pertinencia, proximidad, etc…) suelen resultar abstractos si siempre es una minoría la que se encarga de determinar qué hechos cumplen o no con eso y merecen o no ser elevados al rango de noticias. En Twitter, eso no lo decide ningún poder más que el de la voluntad colectiva.

El Bigbang, entonces, sucede con frecuencia: ya no son los medios tradicionales los que dictan la agenda temática de la sociedad. Ahora la sociedad le dicta a los medios y estos obedecen publicando notas informativas en las cuales muchas veces no hay otra fuente que un conjunto de tuiteros.

     3. En Twitter evolucionas

Admitámoslo: cuando llegamos a Twitter nos sentíamos, más que nunca, descendientes directos del mono. Lo hemos vivido todos y es una sensación que puede durar meses: no saber cómo funciona, ver que te siguen desconocidos, ver un menú que te recomienda seguir algo que probablemente no tiene nada que ver contigo, es traumático para cualquiera.

Los que llegamos primero, lo hemos vivido más en carne viva: pasamos de algo que era una suerte de SMS tirado a lo loco en la Internet, a algo elaborado, con menús, con colores, con imágenes añadidas… Confieso que la primera vez que me salió un Retweet automático dudé de mi memoria durante un par de minutos: si yo no había seguido a ese usuario, ¿por qué estaba en mi time line?

Pero no es sólo lo técnico lo que camina cada vez más erguido en Twitter. Somos nosotros mismos. La mayoría de las personas comienza agregando a sus familiares y amigos y tuiteando nimiedades o frases de poetas para pasar el rato.

Luego te muerde la serpiente de la codicia (Hola, Adán, de Dios hemos hablado más arriba) y te empiezas a preguntar cómo han hecho las personas que tienen 500 seguidores para tener 500 seguidores. Vas refinando el olfato y, sin querer, empiezas a pensar en objetivos de comunicación, en target, en fases, en frecuencia, en contenido.

Ya sabes que no hay ni primero, ni segundo, ni tercero, ni mucho menos cuarto poder. Twitter ha tumbado dictaduras, ha denunciado sacerdotes, ha declarado bancarrotas y ha expuesto los desfases de la prensa. El único poder que existe es la voz de la gente, toda junta, para conseguir cosas que vienen a ser lo más parecido al “bien común” que hemos conseguido en mucho tiempo.

Entonces dejas de sentirte un mono.

Entonces tienes una estrategia y la usas sabiendo que eres Dios, que hoy habrá un Bigbang y que has evolucionado y la mejor versión de ti mismo es tu Yo digital, ése del que ya se ha hablado en varios libros y cuya mejor comprensión es la que se consigue en carne propia.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Publicidad y Social Media y etiquetada , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a Twitter y la Creación del Hombre

  1. No es menos cierto, sin embargo, que se puede decir lo mismo sobre el teléfono, la rueda o el motor de combustión interna. Pero no por eso debe uno situarse en una posición intelectual en la cual le dé más importancia a una herramienta, a un producto de la ingeniería, de la que se merece.

    Yo creo saber por qué no le han contestado los malandrines del Vocero et al. y es que desde el Internet corre y corre la pólvora encendida pero no hay detonación, no hay explosivo. No quisiera decirle yo que verdaderamente importa poco el hecho de que se enciendan los corazones cibernéticos con la más pura de las solidaridades y el humanismo más bello que se haya visto sobre la faz de la tierra cuando se relaciona el plagio, no únicamente con una asquerosa inmoralidad, sino con un delito sancionado tenazmente por el ordenamiento legal Federal de EEUU sino también por el ordenamiento legal puertorriqueño. El ordenamiento legal de ningún país ha evolucionado tanto como para ver juicios a través de Facebook ni de Twitter.

    En palabras más francas:

    Ha estado usted quejándose del payaso Ivan Ríos ya varios días. Se ha quejado del Vocero y de la UPR. Se ha quejado con reporteros de aquí y allá y puede que haya tenido éxito, seguro, hay mucha gente leyendo lo que ha escrito sobre el tema, pero un problema tan serio como el plagio, ya ha planteado usted lo indeseable e inmoral que resulta ser el plagio, no se resuelve con tuits ni con emails. Qué esperaba usted que le dijera la Maricelis cuando le preguntó qué piensan hacer para resarcir sus daños?!?!?! Que contestación podía darle ella por Twitter?!?!?!?!

    Por favor, le ruego se comunique con un bufete de abogados que tenga la capacidad de litigar en Puerto Rico y llevar este asunto hasta las últimas consecuencias!!! Las redes sociales son maravillosas pero también son inútiles cuando se pretende ejercitar los derechos que nos corresponden, específicamente los derechos de autor..

    En fin, qué pena lo que le ha ocurrido. Me hubiese gustado encontrarme su blog en otras condiciones.

    • Hola, Alejandro

      Lamentablemente, no me encuentro en posición de responderte qué debería decir Iván Ríos, o Maricelis Rivera o Trinidad Fernández. Te puedo decir que hubiese hecho yo y decirle, además, que actúo principalmente en función de mis valores: para empezar, nunca me robaría el trabajo de otro pero, hipotéticamente, si me pillasen en algo como eso, me retractaría públicamente.

      Eso, una disculpa pública, es lo único que esperé de los involucrados, y no niego que lamento profundamente que su castración moral les impidiese ofrecerla. Maricelis Rivera me pudo haber respondido por Twitter -tal como lo hizo con un par de Tweets dilatorios- y, en el supuesto de que no lo considerase el medio indicado, me pudo haber contactado por otras vías. No lo hizo porque no quiso, pero eso ya es problema de ella.

      Y yo, si me lo permites, difiero de ti. Un bufete de abogados puede ganar o perder cualquier caso según un sinfín de variables. Pero la opinión pública existe para vencer. A mí me significa mucho más el escrutinio al que está siendo sometido Iván Ríos dentro y fuera de Puerto Rico, que los cargos administrativos que pudiese generarle el delito cometido.

      Con esto no estoy diciendo que descarto la acción legal, pero sí que para mí lo más importante ya está hecho: mi deber de denunciar lo ocurrido se ha cumplido plenamente y ahora la labor es menos mía que de la gente en Puerto Rico. Son ustedes quienes están en posición de manejar la información que tienen como recurso para decidir y accionar en términos de mejorar el nivel docente de la UPR y para ello, en lo que pueda aportarles, cuenten conmigo.

      Un saludo y mil gracias por el comentario 🙂

      • Ellos se tienen que disculpar y seguramente toda esta energía invertida en la web desemboca en un Big Bang de esa clase. En otro universo en el cual el insecto pide disculpas y lo botan (!seguro lo botan!). Ese universo ya está ocurriendo.

        El pequeñuelo de Iván no es más que una cucaracha que se esconde entre los edificios de un casco urbano en algún pueblo del 100×35 luego de haberse desconectado de los montes cibernéticos sociales. Ese tipo no es más que un personaje dentro de un esquema más grande de las cosas. Ese tipo es tan asqueroso que no se ha dignado en comunicarse con usted.. pero no es más que un insecto que hace negocios con otros insectos que se venden políticamente para poder seguir construyendo la basura de país que les conviene a ellos.

        Ese modus operandi no se lo inventaron los insectos boricuas. Ese insecto es un producto también, de las políticas neoliberales que sacuden mi país como también sacuden el mundo entero. Lo que le paso a usted puede pasarle desde cualquier parte del mundo hispano y aún más allá. Fíjese en la imagen tan hermosa que ha creado Jorge Drexler en su canción Disneylandia…

        Acá estamos los demás que nos vemos más bien avergonzados por una decisión que se tomó en algún momento, la fatídica decisión, de darle a esta cucaracha, Sr. Ivan Ríos, que no aparece ni para disculparse con usted ni para nada, no sólo un grado universitario sino también un puesto de Catedrático Auxiliar en la universidad de mi país en donde hay miles de personas que trabajan arduamente, tanto profesores como estudiantes y otro personal, para lograr que nuestra islita y el resto de mundo echen pa’ lante. Trabajamos tan duro como lo ha hecho usted para llegar inclusive fuera del planeta Tierra.

        Pero esta fu*#@ cucaracha llamada Ivan Ríos me encoleriza a diario mientras que a usted sólo le ha tocado un pedacito de bizcocho éste del Vocero, et al. Aquí ese bizcocho nos toca todo el día a toda hora por radio y televisión y, como usted ya ha visto, hasta la prensa escrita. Pero seguro a usted también le molestan cuatro mil o cinco mil imbéciles de los lugares en donde ha vivido. Recuerda a aquellos profesores tan malos que mencionó unos blog entries atras? Seguro que dentro de ese saco hay gente vil que también le ha descabronado la vida a otra gente..

        A esa cucaracha escondida entre los edificios de algún casco urbano de mi país, la sacamos con una buena dosis de la Ley de Derechos Morales de Autor [1] que acabamos de aprobar en el 9 de marzo de 2012 precisamente por que nos tomamos eso de la propiedad intelectual BIEN EN SERIO y queremos que lo que le haya pasado a usted no le pase a más nadie. Recientemente Romero Britto demostró, en un asunto similar de Derecho Marcario y Derechos de Autor, que el Tribunal está dispuesto a proteger enérgicamente a los que cometan infracciones contra la propiedad intelectual.

        No es cuestión ni de ganar ni de perder un caso. Las variables las conocemos. La opinión pública perdurará más si logramos prevalecer. No es cuestión de un jueguito de millonarios sino una cuestión de los derechos que bajo el sol de Puerto Rico tenemos. Es una cuestión mucho más básica que se enmarca dentro de los derechos que a tí, Ciudadana del Mundo, te corresponden bajo el sol boricua. Estamos a tu disposición para que hagas valer tus derechos de autor. Estamos contigo y aprovechamos para conocerte y que nos hables sobre tu trabajo y, si te causa antipatía la Universidad de Puerto Rico nos vamos al Museo de Arte Contemporáneo o inclusive al Colegio de Abogados y hablamos sobre Publicidad 3.0 y los nuevos paradigmas que surgirán a raíz del alza en el consumo de las tabletas y los móviles inteligentes evidenciado por la situación fiscal de Intel [2] y la convergencia de las plataformas móvil y desktop (ie. Windows 8, Mountain Lion). Por poner un ejemplo……

        Disculpa el largo comentario. Quería ser enfático. Lo que te ha pasado a tí no le debería pasar a nadie en ningún lugar.

        [1] http://www.lexjuris.com/lexlex/Leyes2012/lexl2012055.htm
        [2] http://allthingsd.com/20120907/intel-lowers-sales-outlook-for-third-quarter-on-weak-demand-for-chips/

  2. Ja! Y ahora releyendo me doy cuenta que afirmé precisamente lo contrario a lo que quiero decir::

    Recientemente Romero Britto demostró, en un asunto similar de Derecho Marcario y Derechos de Autor, que el Tribunal está dispuesto a censurar** enérgicamente a los que cometan infracciones contra la propiedad intelectual.

    Sobre el particular véase http://press.emerson.edu/imc/2011/12/11/the-curious-case-of-the-britto-products-in-puerto-rico/

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s