Obligados a ser simbólicos: Relato del 11 de septiembre vía iconos de Whatsapp

Las nuevas plataformas nos inspiran nuevos códigos de comunicación. Anoche, recordando el 11 de septiembre de 2001, cuando un atentado terrorista derribó las Torres Gemelas del World Trade Center en Nueva York, se me ocurrió enviar sin aviso previo un mensaje de Whatsapp, como un experimento para saber si mis contactos eran capaces de decodificarlo y ponerse en contexto sin más pistas que una secuencia de dibujos.

Recibí varias respuestas, claro. Pero la más completa, sin duda, vino de Bernardo Tortolero, quien no sólo identificó el hecho sino que narró sus consecuencias, desde el rescate por parte de los bomberos hasta la guerra en Irak.

Lo comparto para que no quede duda de que las nuevas plataformas son más que eso, son nuevos y muy eficientes detonadores de ideas en códigos cada vez más universales:

Imagen

Si bien esto fue hecho con tema sensible, que a muchos podría parecer de mal gusto, estoy segura de que puede replicarse con otros hechos de dominio público y obtener resultados similares.

Un detalle curioso es que a la gente que lo recibió y respondió no le pareció chistoso, pese a la gracia natural de los dibujos de Whatsapp. Les pareció noticioso, con lo cual, podemos hablar de que los hechos superan a las maneras de contarlos: la comunicación global, entonces, se sustenta en valores universales. Se diga como se diga un atentado con víctimas es malo y es un asunto para ser tomado en serio. Posiblemente, un hecho hilarante narrado con iconos serios seguirá moviendo a la risa.

¿Un ejemplo de semiótica en la Red Semántica? Uno muy humilde, quizás, pero muy esperanzador.

Es posible que hace una década no todas las personas pudiesen hablar por símbolos con la fluidez con la que podemos hacerlo hoy en día. El catálogo más notable sin duda es el universo de los memes, aunque estos cuentan con el apoyo del texto para hacerse viables en todos los públicos. Aun así, no es de extrañar que la evolución natural del meme termine siendo el dibujo en su forma más pura, una evolución, a su vez, de la tradicional viñeta de prensa: el apoyo entre imagen y texto para crear un discurso se hace estrecho hasta convertirse en el apoyo entre saberes colectivos y un creciente poder de síntesis.

Porque eso, el poder de síntesis, también es una exigencia de los tiempos que corren y, más aún, de los que están por venir: la rapidez con la que suceden las cosas nos lleva irreparablemente a la necesidad de ser concretos para ser veloces, comunicar mucho ocupando poco tiempo, esfuerzo y recursos, para que humanamente los días nos alcancen para comunicar más, esto es, para comunicar todo lo que hay que comunicar.

¿Qué tan cerca estamos de esto? ¿Y qué tan preparados?

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Publicidad y Social Media y etiquetada , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s