¡Pumba! Yo también soy una chica LOEWE

Imagen

Me bajo del avión, me peino, me visto y ¡pumba! Me acuerdo de que el gobierno de mierda que en mala hora se quedó pegado mandando en Venezuela no me ha aprobado el cambio de mis ahorros de toda la vida, que en bolívares es mucho, a unos euritos que a duras penas me alcanzarán para costear la matrícula de un posgrado y unos meses de manutención.

Es la vida de muchos jóvenes españoles que nacimos en Venezuela y, buscando un respiro de la delincuencia y la escasez de alimentos, intentamos repatriarnos al menos por unos meses en la España de nuestros padres. Con tetas, nosotras, y con huevos, ellos, no tenemos nada que envidiarle a los de LOEWE. Bueno… el bolso, si acaso, que lo pijo ya sabemos que se los quedamos debiendo.

¿Lo más fascinante de España? ¡El Carrefour! Entras y te acojonas cuando ves como siete marcas de leche diferentes, además de una marca blanca, todas en por lo menos tres versiones: completa, semidesnatada y desnatada y te enteras de que te puedes llevar todas las que te dé la gana, mientras que en Venezuela de vaina se consigue una marca, sólo tipo completa, y máximo puede comprar dos cada persona. Luego ves que las verduras se cogen con guantes para no contaminárselas al resto de los compradores y ¡pumba otra vez! Te acuerdas del puto camión de papas al que le comprabas en Caracas y que te hacía lavar cada papa con un cepillo para quitarle la tierra del campo donde la cultivaron.

¿Lo primero que pienso cuando veo el simbolito de LOEWE? Que esa cartera la compraron en Panamá, porque aquí no la venden y si la venden, a dólar negro, es impagable y una vez más: ¡Recontrazampumba! Recuerdo de coñazo que ya no estoy en Venezuela, que mi “aquí” de muchos años ahora es un “allá” y que en mi “aquí” de ahora, en España, sí que venden LOEWE y al precio que vale que, ojo, no es lo que cuesta, porque tan difícil no debe ser hacer un bolso de esos si al final los chinos hacen unas réplicas que te cagas, porque son más igualitas que las de verdad.

Me olvido del bolso porque veo venir a un tipo con una barba preciosa y me acuerdo del hombre que dejé en Venezuela. “Estar enamorada es súper guay”, excepto si la economía enrevesada de tu país hace que sea más barato viajar a estudiar fuera que hacer un posgrado allá y, en consecuencia, te toca dejar botado a tu novio a riesgo de que en las semanas siguientes a tu partida vaya y se folle a la primera bicha que se le atraviese. Empiezo a pensar en la vez que le pregunté a mi abuela viendo el símbolo de PatPrima: “¿Y eso qué es?” y me dijo “los calzones de tu abuelo, que los voy a incendiar para que se vaya en pelotas a buscar a la golfa ésa”. Un clásico: “hombre es hombre” y el mío debe estar en lo que estaría cualquiera: rociándose perfume dentro del ombligo por si la noche se le hace larga… 

Ahhh… me coge de sorpresa un despecho que no había presupuestado y que, si me hubiesen enviado mi remesa, quizás podría matar con “mucho bueno vino”, pero ni eso. Así es como vamos.

 

Anuncios

Acerca de Janet Marilyn

BLOG PERSONAL. De vez en cuando tengo algo que decir y, si lo digo en mis perfiles, es estrictamente personal y no representa la postura de las empresas para las cuales trabajo.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s