Doble sentido

Me gusta sobar a la gente. Creo que en parte es un tema cultural: creciendo entre venezolanos y monjas es casi normal que uno bese, abrace y le haga cosquillas a cualquiera. Siendo la hija menor y siendo flaca es normal que a uno lo bese, lo abrace y le haga cosquillas cualquiera.

Pero no soy una perra en celo.

No estoy buscando enamorar a nadie.

Jamás en mi vida he sabido cómo insinuármele a nadie.

Y eso, esa vaina, nadie me la cree, porque la mayoría de las veces a muchos les parece que les estoy cayendo, que llevo prisa por montar el primer par de cuernos de mi vida, que las hormonas que no dreno entre menstruaciones y acné están corriendo desesperadas hacia el pene más cercano.

Y están equivocados todos.

Soy fiel como el perro más feo del taller mecánico más pobre: estoy segura de haber encontrado el compañero correcto (al que por cierto adoré por años sin atreverme a decirle nada, hasta que lo dijo él). Me siento tan segura y satisfecha de mi relación como cuando yo misma me corto el cabello en lavamanos sabiendo que me veré bien pase lo que pase. Estoy con un hombre que lo tiene todo y lo entrega todo.

Pero me gusta que mis amigos me carguen de vez en cuando, me gusta que bailemos aunque no sepamos cómo, me gusta que me hablen de sus novias y de lo que les jode dentro de sus relaciones, no para destronarlas sino para saber cómo piensan los hombres y con ello tener dos ventajas: hacer mejor publicidad y ser mejor compañera.

No tengo ni un solo amigo, ¡ni uno!, al que no haya corrido a presentarles el maravilloso novio que me eligió; pero por desgracia tengo muchos que al conocerlo y corroborar con mi actitud que los veo como meros compinches se han enrollado y huido de mí como si les hubiese estafado con algo.

Por eso hoy se me ocurre que es momento de aclarar públicamente lo que estoy aclarando.

Queridos amigos: los jurungaré, chatearé con ustedes a cualquier hora, quizás hasta un día les regalé algo personal como un pañuelo o un jabón, pero ¡NO QUIERO CON USTEDES!

Si buscan una hermana, alguien para hablar de nada durante horas o un amigo hombre sin barba, cuenten conmigo y sepan que en ninguna de mis frases o acciones hay la más mínima cuota de doble sentido.

Si lo entienden, bienvenidos, que nos vamos a divertir un mundo. Si no, jódanse.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Biografía desautorizada. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Doble sentido

  1. hahaha… 500 days of summer
    no se como llegue aca..
    a si reviso wayerless.. de repente pinche tu foto y apareci
    slds. buena nota

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s