Lluvia

Pude arrojarte las nostalgias
oh, lluvia sorpresiva,
pero el brazo no me alcanza
ya no tengo proteínas.

Sé que hacerte poesía
es un lugar muy común
pero a esta hora mi barriga
piensa en clichés y en un atún.

O en una galleta María
bañada en queso fundido,
oh, lluvia, sorpresiva,
¡de qué modo me has jodido!

Encerrada en la oficina
para no sortear tus olas
el hambre me hace cosquillas
y paso por jalabola.

Yo, que siempre huyo puntual,
hoy me quedo hasta las ocho
pues no me quiero mojar
y no me he traído el poncho.

Te advierto de mis males
por si no quieres escampar:
cuando no como a la hora
hasta me da por vomitar.

Eso sí, te reconozco,
que hoy aprendí de ti
a no dejar el escritorio
sin una Samba o un maní.

Por ahora me despido,
seguiré tomando agua
que con líquido la panza
no sólo gruñe: también baila.

Anuncios

Acerca de Janet Marilyn

BLOG PERSONAL. De vez en cuando tengo algo que decir y, si lo digo en mis perfiles, es estrictamente personal y no representa la postura de las empresas para las cuales trabajo.
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s