Los brujos del Social Media

Nunca me ha gustado la brujería. Recuerdo que, hace un par de años, mi buena amiga Elizabeth me contó de una amiga suya que hervía la ropa interior de su marido y se tomaba el agua como un mecanismo místico “pa´amarrarlo”.

Yo, preocupada por la posibilidad de que mi amiga estuviese siquiera considerando llevar a cabo tan desconcertante ritual, opté por sugerirle el uso de la mente en el decreto de una causa deseada: “¡Mentalízalo!”, le decía, y Elizabeth, estoy segura, al menos de vez en cuando se acordaba de mí y lo “mentalizaba”.

En realidad mi consejo, menos que metafísica, se basaba en la definición más básica de las neurosis: machacar la misma idea todos los días al punto de encontrarla realizada, con la diferencia de que el neurótico consigue lo que teme y Elizabeth, en aquel momento, más bien temía a lo que sin querer había conseguido.

Si lo de mentalizar le funcionó o no ya no nos importa, pues de todos modos mi amiga acabó por encontrar su príncipe DJ y casarse en una pequeña pero muy pomposa boda a la que yo, zapateando protocolos como de costumbre, fui vestida de fiesta pero en moto y llegué, cómo no, como si en vez de ir a un matrimonio fuese a una fiesta temática de los Happy Troll, pero eso es otro cuento.

La anécdota sirve para entender que todo lo “mágico” tiene una estrategia detrás: Las marcas no triunfan por azar en la Internet y la publicidad interactiva no va de sentarse con un móvil a tuitear desde la cocina.

Y es que los brujos están en todas partes y no siempre prometen que tu pareja te ame para siempre o que esa muchacha que te cae tan mal meta el pie en una alcantarilla rota y se lo fracture.

Hay brujos laborales, esos que te prometen que tu marca sea, si no la verga de Triana, por lo menos el pedazo de tabla donde tenía apoyado el pie.

Ahora bien: ¿Cómo se reconoce a un brujo del Social Media? Fácil. Por lo general, lo primero que hace es prometerte un viral, como si alguien pudiera presupuestar sin equívoco la reacción de la gente ante determinados estímulos. Se puede estimar, sí, cuando un mensaje puede calar o no, pero aventurar revoluciones digitales es ser un bocón.

¿Otro rasgo de los brujos cibernéticos? Te ofrecen resultados en el punto de venta. Error, a menos que los mensajes vayan de dar descuentos o cualquier otra cosa relacionada directamente con la compra.

De lo contrario, la gente puede jugar hasta enviciarse con una aplicación en Facebook, pueden dirigir a todos sus amigos a determinada Web, pueden usar un hashtag hasta volverlo trending topic y ver cuatro veces al día por el resto de su vida un vídeo de Youtube pero, ¿en qué medida todo eso nos asegura que de verdad habrá más compradores?

Quizás los que más veces hagan clic para ir a tu Web estén en un país donde tu producto no se vende.

Quizás tu jueguito magnífico de Facebook pagado por una tabacalera es jugado por un gentío que no fuma.

Quizás el hashtag #talcosa se convierte en trending topic y el 70% de los tuits no tienen que ver con el producto y la mayoría de los usuarios se enganchan con lo guapa de la frase sin saber siquiera de dónde salió.

Si queda alguna duda de cómo reconocer a un brujo del Social Media, valdría la pena tener en cuenta lo siguiente: cuántas redes sociales, aplicaciones y demás usa la persona que le promete el oro y el moro para tu marca en la Red.

Si tiene cuentas en Tumblr, WordPress, Twitter, Instagram, Facebook, Jaiku, Flickr, Picasa, Formspring, Foursquare y otros más, cada una con miles de seguidores y seguidos, ¡huye de él!

Nadie, por pulpo que sea, por largos que sean sus días, por meramente virtual que sea su vida, tiene tiempo y contenido útil que compartir en tantos sitios.

Es bastante probable que estés frente a frente con uno de esos tipos salidos de agencias a las que les pides un obituario y terminan intentando venderte anuncios en televisión, radio, cine, Internet, correo postal y hasta unas garotas que irrumpan en el funeral para dar un último agasajo al difunto.

Si caes, te llenarán de un sinfín de usuarios en plataformas diversas (y dispersas) y ante la inevitable crisis de contenido acabarán tuiteando: “Arriba hay un Dios que pa´bajo ve. Feliz viernes les desea @HamburguesasFelipitoEnCaracas” (sí, por lo general escogen nombres de usuario larguísimos que nadie que no use TwitterLonger puede replicar ni retuitear).

Pero, ¿cómo saber cuando una iniciativa es buena de verdad, verdadita? No creo que nadie lo sepa, crean en quienes les hablen con franqueza comprendiendo que nada es seguro cuando se trata de la volátil Internet.

Eso sí, todo está en la constancia. Mejor que muchas plataformas es usar sólo una, pero usarla bien. Al fin y al cabo la red es, como dice Gaby Castellanos, la vida 2.0  y uno en la vida no se hace amigo de sus amigos en persona, por Twitter, por mensajitos y por Facebook, todo a la vez: el vínculo es único.

Claro que, perseverancia aparte, la mezcla justas de estrategia + creatividad + riesgo + optimismo puede dar algo simpático como esto:

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Publicidad y Social Media. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Los brujos del Social Media

  1. Carlos Marques dijo:

    Buenos días, ante todo un cordial saludo, le escribo la presente para conocer cual seria el proceso a seguir para solicitar sus servicios como corrector de estilo de un manuscrito inédito de mi autoria, así como de las posibles tarifas, formas y metodología de trabajo. Aclarando de antemano que la escritura representa para mí una forma de distracción y de ninguna forma una profesión o modo de subsistencia.
    Al analizar los diferentes perfiles expuestos en la pagina Web Ediciona, me pareció sumamente creativo su forma de escribir, además de comprobar que cuenta con un amplio conocimiento de esta interesante actividad, por este motivo me tomo este atrevimiento de escribirle, agradeciendo de antemano toda la colaboración y atención que me pueda prestar, se despide de usted atentamente.
    Carlos Marques.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s