La novia de Randú

En el Kinder todo es fácil: tienes los mejores papás del mundo, tu hermana de 10 años es un respetable modelo de adultez, el Niño Jesús existe y tienes la absoluta certeza (sin participación de lógica ni hormona alguna) de que cuando seas grande te vas a casar con Randú.

Randú, lo más cercano a un hombre que la televisión te puede mostrar: Cassandra no es impedimento, simplemente porque a los cinco años de edad no piensas en “buenura” ni en nada que pueda evitar que ese ser al que una (y millones de niñitas) le ha puesto el ojo guste de ti y, lo que es peor, no piensas que se va a convertir en un gordo, calvo y para nada gitano Henry Soto.

Yo fui rival de Cassandra por el tiempo que Randú fue objeto de mis ideales de familia y de futuro (o sea, por lo que duró la novela). Después los puñales de todos mis olvidos se clavaron en el gitano de gañote imponente, diluyendo su recuerdo para siempre.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Biografía desautorizada. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a La novia de Randú

  1. Manuel Nazoa dijo:

    CASSAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAANDRAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s